El futuro de la pediatría pasa ya por la telemedicina

Este sistema de consulta pediátrica está resultando muy ventajoso tanto a nivel burocrático como asistencial durante la pandemia

Artículo por aprobar

La situación de pandemia ha supuesto en pediatría una serie de importantes transformaciones que se han llevado a cabo con el fin de salvaguardar la salud de los niños y los familiares que les acompañan. Cierto que todos estos cambios no han sido puestos en marcha por gusto, sino porque la situación obligaba a ello. Pero dando la razón al dicho “de todo se aprende”, en las consultas pediátricas también se ha tomado buena nota de qué ha tenido, y está teniendo, de bueno este momento sanitario.

Sin duda, la telemedicina se ha colocado en el primer lugar de las novedades en las consultas de pediatría, “como herramienta de comunicación entre los profesionales y especialmente entre pediatras, pacientes y familias”, cuenta Inmaculada Calvo, vicepresidenta de Especialidades Pediátricas de la Asociación Española de Pediatría. “El estado de alarma nos ha obligado, tanto en hospitales como en Atención Primaria, a priorizar día a día qué pacientes debían acudir a la consulta de forma presencial y qué pacientes no, para evitar que tuvieran contacto con circuitos o zonas establecidas para pacientes con sospecha de COVID-19”. Para no dejarles desatendidos, se ha recurrido al teléfono.

El resultado parece haber sido muy positivo, según comenta Mara Garcés, pediatra de Atención Primaria y miembro del Comité Asesor de Vacunas de la AEP (CAV-AEP): “La telemedicina ha permitido optimizar los tiempos en la consulta; atender de manera más eficiente a padres que tenían dudas muy concretas, del mismo modo que ha posibilitado que fueran presenciales solo aquellas que eran estrictamente necesarias. Debemos aprender de la telemedicina para no bloquear las consultas médicas”. No solo en este momento, sino también en el futuro próximo. Inmaculada Calvo: “Los aprendizajes y recursos que nos ha aportado no pueden ser olvidados. Sus ventajas administrativas y de gestión han sido notables tanto en la Atención Primaria como en la hospitalaria”.

Dice la vicepresidenta de Especialidades Pediátricas de la AEP que sus ventajas van más allá de las burocráticas: “La cercanía con las familias se ha hecho patente a través de este nuevo servicio que permite a los padres tener al pediatra al alcance de una llamada telefónica. Esta situación nos ha permitido una nueva forma de comunicarnos e interactuar de manera más rápida. Y creo que hemos conseguido una valoración muy satisfactoria por parte de ambos, a pesar de las dificultados de la situación”. Tanto es así que, según Calvo, podría formar ya parte de la pediatría de manera habitual: “En este cambio que se ha producido está el futuro de la asistencia médica”.

En efecto, la pediatra entiende que la telemedicina ha comenzado un camino sin vuelta atrás. “Se nos abre una puerta de cambio, una oportunidad que hay que aprovechar, basada en poder establecer un nuevo orden sanitario donde la gestión en la demanda asistencial va a ser necesaria y no caer en los mismos errores que teníamos. Por otro lado, sería interesante cuidar y fomentar la colaboración y responsabilidad que nos han demostrado nuestros pacientes y sus familias”.

FUENTE: EL PAIS

Ingresa a tu cuenta para dejar un comentario